Diablos Danzantes
Los Diablos Danzantes del Corpus Christi ritual, tradición y cultura de la identidad venezolana
Jueves 06 de Diciembre de 2012 | 15:03

En Venezuela las tradiciones culturales son el resultado de un largo proceso de mestizaje que comenzó hace 500 años, desde entonces es un proceso que nunca se ha detenido, los aportes de los hombres indígenas, americanos, europeos, africanos y posteriormente de otros continentes y diversas nacionalidades ha quedado fundidos para siempre en nuestra cultura.

Nuestro país es rico en tradiciones culturales muy diversas entre sí. En algunas entidades del país las manifestaciones se caracterizan por creencias que pasan de generación en generación como características únicas de su cultura que son la identidad de un pueblo.

Para la fecha de mayo y junio tienen su gran aparición los Diablos Danzantes de Corpus Christi, que son impulsadas por el fervor popular de varias regiones del país. Es una celebración de un ritual mágico-religioso que representan Los Diablos Danzantes, donde se colocan trajes y máscaras con caras de diablos semejando a Lucifer, con la intención sublime de rendirse ante el Santísimo.

La manifestación popular de los Diablos Danzantes constituye uno de los sincretismos de fe religiosa más particulares de nuestro país. La celebración de Corpus Christi se realiza en diferentes poblaciones y conservan ciertas similitudes entre sí. En todas estas sociedades o hermandades, con una estructura jerárquica,  los miembros de la sociedad deben contribuir con una cuota anual y cumplir con el pago de promesas, rindiendo culto al Santísimo Sacramento y expresando su devoción a través de la danza de los diablos.

Los danzantes se protegen de la fuerza del mal cruzándose (portando cruces, amuletos y rezando oraciones),  durante la festividad la cual comienza en la víspera (miércoles) y continúa el jueves día del Corpus y en algunos lugares se extiende hasta el viernes.

Esta celebración incluye la misa, construcción de altares y la procesión, como parte del ritual también se realizan visitas a las casas de los miembros importantes de la sociedad y de los capitanes ya fallecidos.

Vestuario

El traje de los Diablos, cuyos elementos esenciales son el pantalón, la camisa y la capa, es predominantemente de colores vivos, aunque esto varía de acuerdo a la región.

Las capas van desde los hombros hasta las rodillas y acostumbran llevar adheridas cruces de tela, campañillas y cascabeles.

Las máscaras que usan los diablos danzantes en cada población varían en cuanto a formas y tamaños, y son elaboradas con diversos materiales.

El rabo es otro elemento importante, que va adherido a la parte posterior del pantalón y generalmente lleva una borla o campanita en la punta.

Los cencerros están constituidos por latas y campanas de bronce que cuelgan de una correa que se coloca alrededor de la cintura del danzante, produciendo un ritmo particular al bailar.

El mandador o látigo, símbolo de poder que llevan los diablos en la mano izquierda, es utilizado para amedrentar a cualquiera que interfiera con paso de los danzantes.

La maraca que llevan en la mano derecha, pintada o revestida con retazos de tela, sirve para marcar el ritmo de la danza.

Música

La música ejecutada para la festividad de los Diablos danzantes es exclusivamente instrumental, de carácter reiterativo y sirve par apoyar la danza. Los instrumentos principales son la caja, el redoblante y el cuatro según cada región.

Durante los velorios que se realizan en la víspera del día de Corpus Christi hay cantos de fulía, generalmente dirigidos por solistas, quienes se alternan en el canto de versos acompañados por un corto en el que participan los presentes. La fulía se emplea como un canto de salutación al Santísimo Sacramento, y constituye una forma en que los creyentes y los danzantes cumplen con las promesas ofrecidas.

La festividad de Corpus Christi es una manifestación que conjuga en sí misma la fe y la superstición, la magia y la religión, buscando expresar el simbólico triunfo del bien sobre el mal y reafirmando así el reino de Cristo.

Los diablos danzantes se celebran en varias entidades del país tales como:

Diablos de Naiguatá: Esta celebración se inicia el miércoles, víspera de Corpus Christi con la llamada que realiza el Cajero a los diablos, ejecutando tres toques en la plaza principal, para indicar a los diablos que deben comenzar a bajar desde Cerro Colorado en el estado Vargas.

Los diablos se organizan en dos filas paralelas y avanzan de rodillas hasta llegar a la puerta de la iglesia, donde realizan sus rezos en silencio. El resto de la tarde los diablos danzan libremente, por las calles de la población de Naiguatá. En las casas en la que se les brinda bebidas a los danzantes, éstos realizan el Baile del Vaso, que posee un ritmo rápido y alegre efectuando diversas figuras y cruzando los pies sobre un vaso con licor colocado en el piso.

El vestuario de los diablos de Naiguatá son diferentes a otras regiones, estos se pintan sus propias trajes, usan un pantalón  y camisa blanca, pintados con cruces, rayas y círculos “figuras que impiden la incorporación del espíritu maligno”. Las máscaras en su mayoría son de animales marinos, no utilizan capas y el mandador ha entrado en desuso en esta población.

Naiguatá es una de las pocas poblaciones en donde las mujeres pueden incorporarse como danzantes por promesas o por gusto utilizando la indumentaria del diablo.

Diablos de Chuao: En la víspera de Corpus Christi, los diablos de Chuao realizan La Caída en el estado Aragua. Al sonar de las campanas, los diablos realizan su recorrido hasta “La Cruz del Perdón”, lugar especial en donde se ha colocado un altar y danzan frente a ella.Al segundo repique de campanas, los danzantes se dirigen a la Casa del Santo, la cual pertenece a la sociedad de corpus y está dedicada al culto del Santísimo. Al finalizar los diablos bailan una danza colectiva conocida como La Mojiganga, la cual consiste en el movimiento de los pies hacia adelante y hacia atrás, desplazándose hacia el altar y retrocediendo con los mismos pasos hasta el final de la casa.

La indumentaria de los Diablos de Chuao se diferencia porque las máscaras son de colores negro, rojo y blanco, adornadas con oropeles y cinta tricolor. Los danzantes visten un pantalón y una camisa estampados, la maraca, el mandador y la reliquia.

Diablos de Cata: Se celebra el día Jueves de Corpus Christi en el estado Aragua. El cuatro es el instrumento más importante para la música de los diablos de Cata, y estos son acompañados por maracas y el sonar de los cencerros.

La diablada sale de la casa en donde se encuentra reunida bailando la Danza Corrida, ordenados en dos filas que avanzan rítmicamente. Al llegar  a la iglesia, dibujan con los pies la figura de la cruz sobre el piso. Finalmente bailan la danza del Mono Quitungo, que consiste en una danza zapateada, en la cual los danzantes forman una rueda en torno a un diablo que yace en el suelo, a quien los demás puyarán con los mandaderos para revivirlo.

Diablos de Ocumare: Se celebra el día Jueves de Corpus Christi en el estado Aragua en Ocumare de la Costa, anualmente se realiza la selección del Diablo del Año, que será aquél que demuestre mayor fuerza y destreza en la ejecución de la danza.

Al amanecer el jueves, los diablos se reúnen y salen, de uno en uno, avanzando libremente por la calle. Al llegar  la puertas de la iglesia saludan a la Majestad colocando sus brazos en cruz ante el altar. Al culminar la misa, los diablos se inclinan repetidas veces ante La Custodia.

Durante la despedida, los danzantes avanzan con los brazos en cruz, mientras repican la maraca, estos a su vez usan capas coloridas y pequeñas máscaras de diablo pintadas coloridamente.

Diablos de Turiamo: Se celebra el día Jueves de Corpus Christi en el estado Aragua, estos se ubican en el Barrio 23 de Enero de Maracay, simbolizan no sólo el amor al Santísimo, sino también al sentido de pertenencia de un pueblo que fue despojado de sus tierras durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, bajo pretexto de construcción de una base naval.

Para mantener viva la tradición, los diablos danzantes realizan el día de Corpus de cada año las siguientes danzas: Danza del Camino, del Mono, del Borracho, del Muerto, del Galerón y del Zambe. 

Los diablos visten trajes multicolores, tipo arlequín, llevan máscaras con velos de distintas formas, cencerros alrededor de la cintura y un mandador en la mano. Son promeseros que danzan cada año como símbolo de resistencia cultural de un pueblo que a pesar de haber sido desterrado, lucha por reconquistar las tierras que históricamente le pertenecen.

Por tan representativa cultura que se establece y celebra en algunas regiones del país, con gran significado cultural  y religioso que transciende nuestras fronteras, el Comité para la salvaguardia del patrimonio inmaterial, reunido en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

POLÍTICAS DE PUBLICACIÓN DE COMENTARIOS

Los mensajes introducidos no se reflejarán automáticamente. Todos los mensajes que lleguen a nuestra redacción serán publicados, sin edición alguna, siempre y cuando no contengan:
* Comentarios no relacionados con el tema
* Contenido difamatorio y/o discriminatorio
* Lenguaje obsceno, insultante, injurioso o racista
* Promoción, apología o incitación a la guerra, a alteraciones del orden público y al delito
* Promoción a la intolerancia religiosa
* Contenido contrario a la seguridad de la nación
* Ataques o amenazas personales
* Información personal privada publicada sin consentimiento
* Promoción de productos comerciales

Agregar comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.