Reportajes
Martes 29 de Abril de 2014 | 10:52
El soldado Eliécer Otaiza
El soldado Eliécer Otaiza
AVN

Actual presidente del Concejo Municipal de Caracas, Otaiza demostró en múltiples tareas su temple y compromiso como un soldado de la Revolución Bolivariana, desde los tiempos en los que se incorporó al movimiento patriota que lideró el comandante Chávez en el ejército venezolano.

Caracas,

"¡Ese muchacho es un soldado!", así definió el comandante Hugo Chávez a Eliécer Otaiza, y la expresión está recogida en un capítulo del libro Cuentos del Arañero dedicado al dirigente revolucionario asesinado este fin de semana entre los sectores Araguata y San Andrés del estado Miranda.

Actual presidente del Concejo Municipal de Caracas, Otaiza demostró en múltiples tareas su temple y compromiso como un soldado de la Revolución Bolivariana, desde los tiempos en los que se incorporó al movimiento patriota que lideró el comandante Chávez en el ejército venezolano.

El 4 de febrero de 1992, fecha de la rebelión cívico-militar que abrió el camino para el proyecto socialista, Otaiza "estaba lejos, en un curso", explicó Chávez. Sin embargo, el entonces joven capitán de 27 años regresó al país dispuesto a liberar a los soldados que se habían rebelado el 4F en contra del neoliberalismo y para emprender la nueva independencia.

Otaiza, -contó Chávez- había establecido un plan para sacar a Chávez y sus compañeros de Yare.

"Era teniente activo, chico, y tenía un plan para sacarnos. Le dije: No, ya va, un momentico, porque es un soldado combatiente y andaba encendido: Mi comandante, lo vamos a sacar. Tenemos tres helicópteros. Y le dije: No, no te pongas a inventar, que la cosa va bien. Aquí estamos tranquilos, sigan ustedes allá afuera. Al tiempo me entero que andan formando los grupos. ¿Quién podía parar eso? Era un río que se venía encima. El pueblo estaba encendido y los militares también. Nadie podía parar el 27 de noviembre", explicó Chávez, al hablar de la segunda rebelión de 1992.

Y tras el 27N tampoco nadie le pudo parar, aunque ese día lo recibieron a tiros frente al palacio de Miraflores: "A Otaiza le dieron cuatro tiros de fusil en el pecho. Pero es un atleta, un hombre muy joven, con gran vitalidad. Lo dejaron por muerto. Él confiesa que sintió que se moría. Los médicos del Hospital Militar dicen que llegó clínicamente muerto", relató Chávez.

Otaiza era estudioso, licenciado en Artes y Ciencias Militares y doctor en Ciencias Políticas. Así como se había sumado al Movimiento Bolivariano 200 (MBR200) en el ejército, se unió al comandante en la campaña que lo llevó a cada ciudad y pueblo antes y después de la victoria electoral de de Chávez en 1998.

"Él pasó todos estos años estudiando, es doctor en ciencias políticas, un hombre muy inteligente (...). Y ahora resulta que una madrugada de estas me dijo: Mi comandante, quiero hablar con usted. Porque él estaba en mi caravana, fíjate tú, él estaba en seguridad, había hecho cursos especiales de seguridad y es comando. Me dijo: Mi comandante, yo me quiero ir para la Constituyente".

En 1999, a los 34 años, Otaiza fue electo diputado a la Asamblea Nacional Constituyente. Asumió esa tarea apegado a los ideales y sueños del Libertador Simón Bolívar y fue el autor de la propuesta de agregar una palabra al nombre oficial del país, que pasó de República de Venezuela, a República Bolivariana de Venezuela.

Sus estudios y conocimientos en materia de seguridad le permitieron crear estrategias para resguardar la vida del líder de la Revolución Bolivariana, como el anillo de seguridad, además de ser designado como director de la extinta Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip).

También se desempeñó como Coordinador Nacional de la Misión Robinson, a través de la cual se logró alfabetizar a más de millón y medio de personas, lo que le valió a Venezuela el reconocimiento de la Unesco como territorio libre de analfabetismo. Además, fue presidente del Instituto Nacional de Tierras (Inti), director del Servicio Nacional de Contrataciones y director del Terminal La Bandera.

Este revolucionario, quien también fue presidente del Instituto Municipal de Deporte y Recreación de la alcaldía de Caracas, ideó espacios dentro del deporte para ayudar al pueblo. Tras sufrir un accidente que afectó su movilidad, se rehabilitó practicando una de sus mayores pasiones: nadar, y con esa experiencia creó en 2005 el programa Natación Terapéutica en la capital.

El pasado 8 de diciembre fue elegido por concejal del municipio Libertador, Distrito Capital.

Antes de ese proceso electoral, expresó: "Es un honor para mí, como soldado, acompañar este equipo revolucionario para esta lucha por Caracas. Esta elección no es cualquier elección. A 156 días de la muerte de mi comandante Chávez (...) esta elección está preparada para reivindicar el gran poder revolucionario de la maquinaria roja. Vamos a demostrar que Chávez vive".

El 4 de febrero, 11 meses después de la desaparición física del comandante Chávez, al cumplirse 22 años de la rebelión liderada por Chávez explicó con sencillez que "el socialismo es beneficio social, colectivo, es inclusión e igualdad".

Cinco días de duelo se decretaron en Caracas en honor a Eliécer Otaiza, ascendido en diciembre por el presidente Nicolás Maduro a mayor del ejército bolivariano. Las palabras pronunciadas por el soldado de 49 años el pasado 4F, durante una entrevista ofrecida a VTV, fueron una reafirmación de su lealtad:

"La doctrina de Hugo Chávez debe ser puesta en práctica a través de los años. Es un compromiso moral. La patria merece sacrificios, entrega, amor y paz".