Opinión
Domingo 25 de Mayo de 2014 | 12:58
Chantajes de la oposición ponen piedras en el camino del diálogo
Periodista y diputado Earle Herrera
Periodista y diputado Earle Herrera
AVN/Earle Herrera

"Dentro de un marco constitucional el diálogo es la vía para buscar solución de los problemas". Así lo aseveró el periodista y diputado Earle Herrera.

La suspensión del diálogo, el condicionamiento del mismo, la evasión de responsabilidades y la insistencia de un sector en la vía violenta hacia el poder -que ha cobrado la vida de 42 personas-, pintan el panorama de la oposición venezolana agrupada en la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que con diversas vocerías extranjeras como las del Departamento de Estado de Estados Unidos, da muestras de no tener una voz propia.

El domingo 18 de mayo, al culminar la reunión con los cancilleres de la comisión de Unasur (María Ángela Holguín, de Colombia; Ricardo Patiño, de Ecuador y Luiz Alberto Figueiredo, de Brasil) y el Nuncio Apostólico, Aldo Giordano, el secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Aveledo, expresó: "La pelota está en la cancha del gobierno". Lo hizo al ratificar la suspensión del diálogo convocado por el presidente de la República, Nicolás Maduro, al que asistió por primera vez la derecha el pasado 10 de abril, tras ocho semanas de reiterado llamado del Ejecutivo.

En entrevista con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), el periodista y diputado, Earle Herrera, reflexionó sobre el discurso de la coalición antichavista respecto al diálogo. Además, explicó la razón por la cual la dirigencia de la Revolución Bolivariana ratifica constantemente el llamado a la mesa de conversación.

"La dirigencia de la Mesa de la Unidad tiene la costumbre de evadir sus responsabilidades y entonces ellos señalan que es el Gobierno el que puede actuar, que es el Gobierno el que tiene la pelota en su cancha. En ningún partido la pelota está en un solo lugar, la pelota va y viene, y es responsabilidad de los que están allí saberla manejar", enfatiza Herrera, al destacar además que la respuesta del presidente Maduro ante la negativa de la oposición ha sido firme: mantenerse en la mesa de diálogo, mientras que la MUD desconoce la gravedad de las acciones terroristas de los grupos de choque.

En su análisis, el diputado apunta que la MUD dialoga con chantaje cuando hace solicitudes imposibles y extremas, como la liberación de presos por delitos de lesa humanidad o la liberación de precios, y de esa forma "pone piedras en el camino".

"Cuando tu condicionas una conversación, ciertamente ya tú estás poniéndole obstáculos, le estás poniendo piedras en el camino, qué tal si el Gobierno les dijera: 'nos vamos a sentar si ustedes suspenden las guarimbas'", ejemplifica Herrera, al tiempo que señala que esa hipotética posición del Ejecutivo sería inviable porque "la oposición no tiene control sobre las guarimbas", ejecutadas por la ultraderecha que se niega a ser parte de la mesa de conversación y aúpa un golpe de Estado con intervención militar extranjera incluida.

En este sentido, explica que es notorio que la oposición venezolana responda a intereses de factores externos que le imparten tutorías y financiamiento que tienen los ojos puestos en "la situación" del país con las mayores reservas de petróleo del planeta y garante de la unidad latinocaribeña.

Dice un dicho popular "que el que pone la plata pone la música", expresa.

El pasado 20 de mayo, el Senado de EEUU aprobó entregar 15 millones de dólares para "ayudar" a la oposición venezolana, medios de prensa y ONGs.

"Hemos visto como de una manera cínica y descarada a cada rato el Departamento de Estado de Estados Unidos dice cómo debe ir el diálogo, si se deben sentar, si se deben parar, si sancionan o no sancionan. Si alguien les ha puesto condiciones y obstáculos al diálogo son los Estados Unidos que se han entrometido de una manera irrespetuosa e inaceptable en la política interna de Venezuela", acota el diputado, en referencia a las declaraciones del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y la Subsecretaria de ese país para el hemisferio occidental, Roberta Jacobson, sobre "el futuro de Venezuela".

"La oposición debe ponerse de acuerdo internamente entre ellos y luego pedirle a sus voceros internacionales que le permitan actuar por sí misma", añade Herrera.

¿Por qué dialogar?

Si ya en el año 2002 la derecha abandonó el diálogo instalado por el comandante Hugo Chávez tras el golpe de Estado de abril; si la Revolución no admite pacto alguno; si los focos de violencia han sido reducidos y el pueblo apuesta por la paz, ¿por qué dialogar?.

"Tienes que dialogar porque dentro de un marco constitucional el diálogo es la vía para buscar solución de los problemas", responde Herrera, quien también es profesor universitario.

Al puntualizar que en el presente escenario nadie está negando las dificultades, en tono sereno recalca que "el mismo presidente Chávez solía decir 'quién dijo que esto era fácil', un proceso revolucionario de transformación dentro de un marco legal, constitucional, por la vía electoral, todo eso está lleno realmente de obstáculos en el camino, pero es el camino y es el que hay que transitar".

Lleno de convicción insistió en que el diálogo es la vía constitucional para superar los conflictos y encontrar soluciones a los problemas. Obviamente cuando, como en Venezuela, existe un Gobierno que respeta la Carta Magna.